Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Poesía’ Category

images

El estío, cansado, inclina la cabeza
para verse surgir, amarillo, del lago.
Hago mi camino cansado y polvoriento
por las alamedas en penumbra.

El viento titubea y corre entre los álamos.
A mis espaldas el cielo empieza a enrojecer.
Delante de mí tengo el miedo de la noche.
Y crepúsculo. Y muerte.

Hago mi camino cansado y polvoriento
y detenida y dudosa queda tras de mí
la juventud, que baja su cabeza hermosa
y que se niega a acompañarme.

Herman Hesse

Anuncios

Read Full Post »

No guardo el último correo que me enviaste,

ni leerás tu nombre en mi  próxima poesía.

No es castigo ni remordimiento, sólo te anticipaste.

Por culpa de esa fantasía dediqué mi tiempo a plantar malvasía.

¡Nadie se lo creía!  ¡Ni siquiera yo!

Nunca supe de vinos y ni de poesía.

Read Full Post »

Este tono levantado del español es un defecto, viejo ya, de raza. Viejo e incurable. Es una enfermedad crónica.

Tenemos los españoles la garganta destemplada y en carne viva. Hablamos a grito herido y estamos desentonados para siempre, para siempre porqué tres veces, tres veces, tres veces tuvimos que desgañitarnos en la historia hasta desgarrarnos la laringe.

La primera fue cuando descubrimos este continente, y fue necesario que gritásemos sin ninguna medida: ¡Tierra! ¡Tierra! ¡Tierra!. Había que gritar esta palabra para que sonase más que el mar y llegase hasta los oídos de los hombres que se habían quedado en la otra orilla. Acabábamos de descubrir un mundo nuevo, un mundo de otras dimensiones al que cinco siglos más tarde, en el gran naufragio de Europa, tenía que agarrarse la esperanza del hombre. ¡Había motivos para hablar alto! ¡Había motivos para gritar!

La segunda fue cuando salió por el mundo, grotescamente vestido con una lanza rota y una visera de papel aquel estrafalario fantasma de la Mancha, lanzando al viento desaforadamente esta palabra de luz olvidada por los hombres: ¡justicia! ¡justicia! ¡justicia!… ¡También había motivos para gritar! ¡También había motivos para hablar alto!

El otro grito es más reciente. Yo estuve en el coro. Aún tengo la voz parda de la ronquera. Fue el que dimos sobre la colina de Madrid, en el año de 1936, para prevenir a la majada, para soliviantar a los cabreros, para despertar al mundo: ¡eh! ¡que viene el lobo! ¡que viene el lobo!… ¡que viene el lobo!.

El que dijo tierra y el que dijo justicia es el mismo español que gritaba hace 6 años nada más, desde la colina de Madrid, a los pastores: ¡eh! ¡que viene el lobo!

Nadie le oyó. Los viejos rabadanes del mundo que escriben la historia a su capricho, cerraron todos los postigos, se hicieron los sordos, se taparon los oídos con cemento, y todavía ahora no hacen más que preguntar como los pedantes: ¿Pero por qué habla tan alto el español?

Sin embargo, el español no habla alto. Ya lo he dicho. Lo volveré a repetir: el español habla desde el nivel exacto del hombre, y el que piense que habla demasiado alto es porque escucha desde el fondo de un pozo.

LEÓN FELIPE

Read Full Post »

Venga…Háblame de tí

Háblame de tí, sé que no hay otra cosa que te guste más.

La última vez (ayer) pudiste hablar DE TÍ sin parar durante 4 horas.

No hubo descanso y lo peor es que tampoco benevolencia.

Últimamente sólo oigo en mi cabeza tus palabras, aún cuando ya te has ido.

Me pregunto:  ¿qué coño significará lo que me está sucediendo?

No me molestan estas palabras, pero ahí siguen.

No tienen intención de explicar o significar nada, creo!

Pero ahí siguen. BLA, BLA, BLABLA, BLA…

Read Full Post »

Michael

Como buen inglés, nacido sobre los años 40, mantienes una educación refinada.

Me recuerdas a un actor americano, al estilo de Paul Newman.

Alto , delgado y de figura proporcionada.

Cuando hablas con tus nietos, antes de colgar el teléfono, siempre te despides con un te quiero.

Por eso cada tarde espero impaciente que vuelva a repetirse esa llamada.

Me gusta oir esas palabras tan sinceras.

Read Full Post »

María Luisa

La vida ha tallado en tí ese carácter fuerte.

Tus ojos aún grandes y brillantes me cuentan infinitas historias.

Eres muy hermosa y adivino que alquien ha estado enamorado de tí toda la vida.

Te ha cuidado bien y te ha consentido con los mayores placeres.

Te gusta mantener las manos suaves y la elegancia de los cuarenta.

Y no soportas que te vuelvan a tratar con una niña.

Read Full Post »

Alfredo

LLegas quince minutos antes cada día. Después de arreglarte, peinarte y perfumarte bien.

Te sientas el primero y tomas nota de todo lo que pasa, interesante o no.

Si hablan los demás te molesta, si les suena el teléfono te molesta, si no te escuchan te molesta, si te equivocas te molesta…

Cuando sonríes no sé si lo haces por primera vez, ¡te cuesta tanto!

Pero cuando lo haces, ¡cómo se abren tus ojos, cómo se relaja tu frente y tu mandíbula!

¡Cómo me gusta tu sonrisa!

Read Full Post »

Older Posts »